PERDERME

Te fui a buscar sabiendo que, ir a la guerra hubiese sido menos peligroso que esto.

Asumí un riesgo que, claramente, no estaba dispuesta a soportar. Pero lo hice igual. No podía desistir. El viaje había empezado.

Y así avancé, primero en la línea de batalla. Y dejé -sin resistencia- que me dispararas a mansalva. Con munición pesada. Sin tapujos ni clemencia. Así como se dispara el amor que duele, que lastima, que hiere.

Y ahora que la guerra terminó -y perdí- vuelvo en carne viva a la calma de una paz que no existe. Y me duele todo. Y estoy sangrando y no sé por dónde, o si es por todos lados. O si lo es una herida profunda.

Y pasa el tiempo, y las heridas sanan, a medias, como pueden. Y dejan cicatrices por todos lados. Y duelen.

Y yo ya no sé qué hacer con tanto dolor. Y empiezo a odiarte, y a odiarme. Y quiere sanar pero no sé cómo.

Y ahora comienza esta nueva batalla, porque ahora es conmigo. Y me sumo a la contienda del olvido. Y tengo que luchar contra mis fantasmas, y los tuyos. Y tengo que decidir si dejo que te quedes o te saco de mi vida. Si te mato en el recuerdo o te destierro para siempre.

Esta guerra no tiene vencedores. Ya ya perdí hace rato.

¿TE GUSTÓ ESTE RELATO? SEGUÍ LEYENDO

«Mi proyecto de vida es en el barrio y para el barrio»

Nacido en Ciudadela, barrendero, estudiante de derecho, generador de contenidos, Saúl Nieva trabaja para aportar, desde su lugar, un espacio cultural que aglutine y consolide el espíritu del barrio en el que “nunca te sentís solo”. Un recorrido por los pasillos del Barrio Maldonado. El lugar que lo vio crecer y que eligió para quedarse.

Leer

Roma, una visita obligada

En el corazón de Italia, donde el pasado y el presente se entrelazan de manera armoniosa, se encuentra la eterna ciudad de Roma. Con más

Leer