AHOGO

Me faltaba el aire. Tenia pesadillas. Me sentía morir muchas veces. No encontraba la razón, a mi alrededor parecía no haber grietas que dejaran filtrar tanta opresión y así y todo, no tenia aire. Sobre mis hombros toneladas de hierro me seguían donde quisiera que fuera. No había escapatoria, estaba encerrada en el laberinto de mi mente. Caminos intrincados y sinuosos. Precipicios por doquier. Mi humanidad y yo, solas, ante la inmensidad del dolor que no quería irse nunca, ante los recuerdos de una vida mejor que nunca existió. Una vida que podría haber sido, una vida que por temor y cobardía nunca me anime a vivir. Una vida que hoy vive en la fantasía de una mente lastimada.

¿TE GUSTÓ ESTE RELATO? SEGUÍ LEYENDO

«Mi proyecto de vida es en el barrio y para el barrio»

Nacido en Ciudadela, barrendero, estudiante de derecho, generador de contenidos, Saúl Nieva trabaja para aportar, desde su lugar, un espacio cultural que aglutine y consolide el espíritu del barrio en el que “nunca te sentís solo”. Un recorrido por los pasillos del Barrio Maldonado. El lugar que lo vio crecer y que eligió para quedarse.

Leer

Roma, una visita obligada

En el corazón de Italia, donde el pasado y el presente se entrelazan de manera armoniosa, se encuentra la eterna ciudad de Roma. Con más

Leer