PARACAÍDAS

Yo pienso que el amor es como un paracaídas. Cuando lo tenemos nos da la seguridad necesaria para arriesgarnos, para tirarnos del precipicio y volar sin miedo hacia lo desconocido.

Nuestro paracaídas está siempre a nuestro lado, nos acompaña y nos cuida.

Y estamos seguros.

Pero resulta que, a veces, de tan acostumbrados que estamos de tenerlo, nos olvidamos que está. Y dejamos de cuidarlo tanto, e inclusive, a veces nos olvidamos que está con nosotros, espalda con espalda.

Y en la inercia de la vida, de repente no nos damos cuenta que estamos cayendo… y que lo necesitamos. Y tratamos de pedirle auxilio y que nos salve. Pero no abre. Y nos estrellamos.

Y entendemos todo.

Y caemos en la cuenta que estábamos tan seguros que siempre iba a estar que lo descuidamos. Y terminó por romperse. Y no abrió más. Porque lo que no se cuida, termina por quebrarse.

¿TE GUSTÓ ESTE RELATO? SEGUÍ LEYENDO

«Mi proyecto de vida es en el barrio y para el barrio»

Nacido en Ciudadela, barrendero, estudiante de derecho, generador de contenidos, Saúl Nieva trabaja para aportar, desde su lugar, un espacio cultural que aglutine y consolide el espíritu del barrio en el que “nunca te sentís solo”. Un recorrido por los pasillos del Barrio Maldonado. El lugar que lo vio crecer y que eligió para quedarse.

Leer

Roma, una visita obligada

En el corazón de Italia, donde el pasado y el presente se entrelazan de manera armoniosa, se encuentra la eterna ciudad de Roma. Con más

Leer