Periodismo ciudadano

Cuando Tim Berners-Lee desarrolló la World Wide Web en 1989, nada hacía pensar que la posibilidad de navegar a través de información vinculada mediante hipervínculos iba a cambiar y afectar drásticamente la vida de las personas y sus modos de relacionarse. Tuvieron que pasar años para que, finalmente, los usuarios tuvieran el poder de crear, compartir y difundir contenido. La verticalidad de los años precedentes se convirtió en una relación de horizontalidad cambiando para siempre las reglas del juego.

El poder, ahora, lo tiene el usuario. Gracias a la ubicuidad de internet y la horizontalidad de las relaciones de poder, el usuario es, espectador y protagonista al mismo tiempo. Arévalos y Alonso, en su libro La Revolución Horizontal, afirman que “los usuarios –peers en su definición- funcionan como nodos del ecosistema de internet, en donde comparten sus recursos y son iguales entre sí, descentralizado, y a veces, anónimos”.

La novedad radica en que las personas que acceden de este modo a los contenidos periodísticos quieren a su vez que se les lea y se les escuche. La información ya no circula en un solo sentido. La lógica «vertical» que caracterizaba a la relación entre los medios de comunicación y los lectores es cada vez más «horizontal» o «circular» (Ignacio Ramonet)

Entonces podemos afirmar que la información es poder. Y que esa información esté en manos de los usuarios modifica las relaciones de poder en múltiples sentidos. Y cuando ese usuario, que es un ciudadano, decide poner en común esa información, el poder se multiplica exponencialmente. A eso llamamos periodismo ciudadano.

Pero ¿qué significa periodismo ciudadano? Podemos decir que este término se refiere a la participación de los ciudadanos en la recopilación, reporte y análisis de noticias y eventos, utilizando herramientas digitales y plataformas en línea. En la era de internet, este fenómeno se pone de manifiesto de manera relevante. A su vez, las redes sociales permiten que cualquier persona pueda contribuir a la narrativa informativa.

Pero ¿qué pasa con los medios dominantes ante la irrupción de este periodismo ciudadano pujante, con poder, qué está en aquellas cuestiones sociales muchas veces invisibilizadas?

Ignacio Ramonet nos aclara que, ante esta nueva sociedad de redes, en la cual cada ciudadano es un periodista en potencia, los medios dominantes juegan un papel trascendental. Los medios dominantes, dice Ramonet, “no dejan de alentar a los internautas a que se conviertan en periodistas. Constantemente les piden que suban a sus paginas web fotos, videos o comentarios sobre cualquier asunto del que hayan sido testigos”.

Y esta afirmación puede ser fácilmente comprobada si recorremos los portales de noticias de los medios de comunicación. Esta relación en la cual los medios se nutren del ciudadano aumenta el acervo comunicacional del medio mientras da, por un corto o breve lapso, cierta visibilidad al ciudadano periodista. Solo en algunos casos esa visibilidad será más duradera en la medida que el trabajo de “periodista” sea constante, regular y cada vez más profesional.  

Uno de los cambios más destacados en el ámbito del periodismo durante la última década ha sido la participación activa de los ciudadanos en el proceso informativo. Esto dio lugar a diversas formas de interacción tanto con los profesionales de la información como con los medios de comunicación, así como entre los propios ciudadanos. Esta evolución generó una nueva cultura periodística en la que las noticias adquieren una dimensión dinámica. La interactividad con el público contribuyó a enriquecer diversos aspectos que ahora forman parte integral de los medios de comunicación.

A pesar de esto, cabe señalar que aun falta mucho camino por recorrer en materia de periodismo ciudadano. La veracidad de la información, el modo de comunicarla y la intencionalidad son ejes fundamentales para sentar las bases del periodismo ciudadano.

Estudios cuantitativos realizados en España, Italia y Bélgica a profesionales de la comunicación afirma que la participación de los ciudadanos en los procesos informativas tiene un aspecto positivo. En relación con los resultados cualitativos, «se advierte que esta nueva dinámica participativa no parece que pueda fundamentar el denominado periodismo ciudadano como una forma espontánea de interacción informativa de la cual surja una opinión pública crítica y organizada».

A continuación, algunos datos cuantitativos de la opinión de los profesionales de la comunicación sobre la participación de los ciudadanos en los procesos informativos en España, Italia y Bélgica.

En base a este estudio, se infiere que, en estos países, si bien existe la participación ciudadana en el proceso de búsqueda de información, ésta no representa una función clave aunque sí es vista como una muestra de democracia y de dialogo plural. En cuanto a los controles, queda de manifiesto que existe una necesidad de control tanto los comentarios como la autoría de los mismos.

Consideraciones finales

En un contexto en el cual, los usuarios de redes adquieren cada vez más poder en función de la apropiación de las herramientas disponibles y su propia capacidad para generar y compartir información, es importante entender que esta nueva dinámica colectiva convive con la dinámica de los profesionales de la comunicación. Las herramientas que cada uno posee pueden enriquecerse mutuamente y complementarse. El periodista ciudadano estará en todos lados para ser los ojos de lo que, en ocasiones, está oculto, y será el periodista profesional quién podrá hacerse eco y replicar, a escalas mucho mayores, lo que el amateur rescató.

¿TE GUSTÓ ESTE RELATO? SEGUÍ LEYENDO

«Mi proyecto de vida es en el barrio y para el barrio»

Nacido en Ciudadela, barrendero, estudiante de derecho, generador de contenidos, Saúl Nieva trabaja para aportar, desde su lugar, un espacio cultural que aglutine y consolide el espíritu del barrio en el que “nunca te sentís solo”. Un recorrido por los pasillos del Barrio Maldonado. El lugar que lo vio crecer y que eligió para quedarse.

Leer

Roma, una visita obligada

En el corazón de Italia, donde el pasado y el presente se entrelazan de manera armoniosa, se encuentra la eterna ciudad de Roma. Con más

Leer