«Mi proyecto de vida es en el barrio y para el barrio»

Nacido en Ciudadela, barrendero, estudiante de derecho, generador de contenidos, Saúl Nieva trabaja para aportar, desde su lugar, un espacio cultural que aglutine y consolide el espíritu del barrio en el que “nunca te sentís solo”. Un recorrido por los pasillos del Barrio Maldonado. El lugar que lo vio crecer y que eligió para quedarse.

Esa pulsión, que lo acompañó siempre, se materializó en 2020 durante la pandemia. En su propia casa, dentro del Barrio Maldonado, decidió que “su lugar” se convertiría en algo más grande: el Centro Cultural Barrio Maldonado.

“El Centro Cultural es todo”, afirma con la seguridad de quien sabe lo que dice. “Acá confluyen un montón de cosas: mis intereses personales, mis proyectos, mis amigos. En el Centro paso la mayor parte de mi vida. Acá invertí todos mis ahorros, no recibí dinero de ningún lado. Esto es todo mío, fruto de mi laburo, de mis amigos y mi familia”.

En cuanto a las actividades que se realizan en el Centro Cultural, Saúl proyecta para este 2024, una llegada cada vez mayor tanto para la gente del barrio como para sus proyectos personales.

“Hoy por hoy, el Centro Cultural está abierto a todos, acá se festejan cumpleaños, reuniones. Pronto, la idea es empezar a dictar talleres de diferentes tipos para los vecinos del barrio. Ojalá siga llegando más gente, más talleres, más propuestas para el proyecto social de ayudar al barrio”.

Del otro lado, los vecinos del barrio reconocen el aporte que el Centro Cultural Barrio Maldonado hace a la comunidad y se lo hacen saber.

Es inmensa la gratitud, es impagable. Caminar por los pasillos y que te digan “qué bien lo que hacés para el barrio”

Orgulloso de formar parte y ser nacido y criado dentro del barrio, Saúl se enorgullece de los valores que aun priman y afirma: “El barrio Maldonado es hermoso. Yo intento verle el lado positivo y no para romantizarlo. Hay cosas muy positivas que hicieron que me quedara. Teniendo las condiciones económicas de irme, no me fui”.

Solidaridad, reciprocidad, ayuda, empatía. El Barrio Maldonado conserva valores que ya no están de moda. “Acá te conocés con todos. Las casas tienen las puertas abiertas, de forma cotidiana te relacionás con tus vecinos, los conocés. El barrio es lo mejor que hay”, concluye.  

Este año encaraste un proyecto para mejorar las condiciones de limpieza del barrio. ¿De qué se trata?

– Yo soy recolector de residuos hace más de 10 años. Este año decidí que los domingos, que es mi día libre, iba a limpiar la calle principal del barrio. Así que lo que hago es pedir los elementos de trabajo en mi laburo y barro y limpio la calle principal de barrio. Con esto la idea es ponerme a barrer y crear un efecto contagio porque el barrio puede estar más lindo a pesar de las condiciones en las que nos toca vivir.  No por ser un barrio tenemos que estar destinados a este tipo de problemas como es la basura. Mi objetivo es generar un poco de contagio y hacer que el barrio este más lindo y más limpio. Así que los domingos me levanto temprano, compro unas facturitas, el diario en papel, me tomo unos mates y salgo a barrer.

– ¿Cuál es la respuesta de los vecinos a esta iniciativa?

– La respuesta de los vecinos la veo en pequeñas acciones que son muy gratificantes. Por ejemplo los domingos, cuando estoy barriendo y los vecinos están yendo a la feria y están sacando la basura, veo que vuelven a dejarla adentro de sus casas porque el camión no pasa los domingos. Entonces no van a dejar la basura en los contenedores todo el domingo con el calor, que genera olor, mosquitos, enfermedades. Lo sacan a última hora del día y lo recoge el camión el lunes a primera hora. Ver eso es muy gratificante. Ver cómo esta pequeñas individualidades se van convirtiendo en algo más colectivo es muy satisfactorio porque me doy cuenta que se valoran esas cosas que uno está haciendo.

Además del proyecto social del Centro Cultural, Saúl realiza, desde hace tres años, un ciclo de entrevistas llamado Ciudadela Tour que comenzaron en el living de su casa primero hasta que, en la actualidad, los realiza en su propio estudio de grabación, dentro del Centro e invita a diferentes personalidades de la política, la cultura y la sociedad a charlar.

«En 2021, para las elecciones de medio término, hice mi primera entrevista. Al principio venían amigos, que tenían distintas profesiones: nutricionistas, filósofos, historiadores, comunicadores, periodistas», recuerda.

«En 2022 hice un parate para terminar el proyecto del Centro Cultural y en 2023 retomé con el proyecto de Ciudadela Tour, fui mucho más a fondo y me fue realmente bien y este año pienso que me va a ir mucho mejor que el año pasado. Además de las entrevistas, tengo la idea de hacer reacciones en vivo a la actualidad de la política del país. Siempre todo direccionado al mismo lado, ya sea política, social, cultural de distintas ramas con amigos y también con grandes personalidades», afima Saúl.

Saúl Nieva: «Empecé en pandemia, en el living de mi casa, entre amigos».

Las acciones individuales suman. Eso transmite Saúl cuando habla de sus proyectos, de los anhelos del pasado y la materialización en el presente. Comprometido con la situación de su barrio y trabajando para mejorar algunos aspectos de la vida diaria de los vecinos, también se refiere a la situación política actual.

“Están pasando un montón de hechos sociales y políticos -con y sin precedentes-. Es fascinante el momento actual, a veces desborda tanto tipo de información. Yo me tomo el tiempo de analizar cada acontecimiento y primero bajarlo a mi realidad y ver como me atraviesa para poder hacer una construcción del análisis del hecho en particular”, puntualiza.

– ¿Cuál es tu mecanismo de análisis de la realidad?

– Un ejercicio que hago es no tener X (Ex Twitter). El exceso de información y bajada de linea puede direccionarte para un lado. Entonces alejarse de ese tipo de ruido te da mayor y mejor calidad para poder analizar una situación.

– En relación a las redes sociales, ¿cuál es el impacto que tienen en una sociedad?

– El impacto es altísimo. No solo direccionan, sino que construyen realidades alternativas y también interpretaciones de la realidad. No todo el mundo puede hablar de cualquier cosa. Algunas interpretaciones carecen de validez. Hay quienes piensan que la política pasa exclusivamente por las redes sociales y los programas de televisión.

Con un año por delante repleto de proyectos, Saúl apuesta a hacer crecer su proyecto Ciudadela Tour para “crear conciencia”. Mientras tanto, seguir potenciando al Centro Cultural para que lleguen más y más vecinos, y los domingos, después de unos mates, unas facturas y el diario, limpiar el barrio que lo vio nacer. Porque el Barrio Maldonado representa todo lo que Saúl Nieva es, desea y sueña.

¿TE GUSTÓ ESTE RELATO? SEGUÍ LEYENDO

Roma, una visita obligada

En el corazón de Italia, donde el pasado y el presente se entrelazan de manera armoniosa, se encuentra la eterna ciudad de Roma. Con más

Leer

Ya se acerca Navidad

El decimosegundo -y último- mes del año trae consigo una sucesión de fechas y celebraciones que lo convierten en el mes preferido por muchos. Y

Leer